domingo, 8 de enero de 2012

Los coscojares de los cerros arancetanos




Los coscojares presentes en Aranjuez, muy típicos también en los sustratos margo-yesíferos del cercano Parque Regional de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama –también conocido por los madrileños como Parque del Sureste-, constituyen un hábitat único en toda la cuenca media del Tajo. Dentro de Aranjuez, estos coscojares, constituyen la formación forestal más madura y con mayor riqueza faunística –aparte de los sotos del Jarama y del Tajo-.

Como especies florísticas más significativas podemos citar al siguiente trío: coscoja (Quercus coccifera), espino negro (Rhamnus lycioides) y romero (Rosmarinus officinalis). En las pequeñas vaguadas de los coscojares también podemos encontrar otra especie arbustiva que en ocasiones llega a dimensiones más arbóreas que arbustivas, se trata del espantalobos o sonajero (Colutea hispanica), llamada así por encerrar sus semillas en un receptáculo hueco que, al moverse, hace un ruido que podría recordar al del sonajero de un niño. También es de gran interés el espantalobos por ser planta nutricia de varias especies de mariposas, entre ellas la Iolana iolas, especia amenazada y dotada de protección tanto en Madrid como en Castilla-La Mancha.

El coscojar es el hábitat de varios pequeños passeriformes insectívoros (Sylvidae y Turdidae) como currucas, mosquiteros, reyezuelos, petirrojos, tarabillas y colirrojos. Granívoros (Emberizidae y Fringillidae) como los escribanos, trigueros, pardillos, jilguero, verdecillos y verderones. E insectívoros parcialmente frugívoros (Turdidae) como mirlos y zorzales.

Rodeando a los coscojares encontramos el hábitat más típico de Aranjuez –a pesar de la merecida fama de sus vegas hortícolas, cada vez más abandonadas-, el espartal (Stipa tenacissima), gramínea amacollada y de gran porte que cumple un importantísimo papel antierosivo en los cerros arancetanos. La retama (Retama sphaerocarpa) también es una planta típica de los coscojares que también forma retamares puros en algunos lugares.


Para multitud de pequeñas plantas los coscojares constiyen un verdadero oasis. Tanto, que se podría decir que cualquier coscojar aislado es un tremendo reservorio genético para curiosas plantas que no llegan a ser arbustivas, siendo más correcto llamarlas matojos o matillas. Las familias Cistaceae y Labiateae son las más importantes.


Los coscojares también constituyen el principal refugio para el que posiblemente sea el animal más importante para los depredadores, incluido el ser humano en su faceta de cazador, se trata del conejo (Oryctolagus cuniculus). Este lagomorfo es el principal atractivo cinegético para los cazadores ribereños. La conservación del conejo va totalmente ligada a la conservación de sus depredadores naturales así como a una gestión cinegética más sostenible que abusiva.


Para terminar, hacer mención de los coscojares mejor conservados que podemos ver en Aranjuez: el Regajal, que constituye una Reserva Natural conjunta con el Mar de Ontígola, la Flamenca, que es una extensa finca privada, las laderas del Mar de Ontígola y la zona de "los fortines" o Valdelascasas.