domingo, 19 de febrero de 2017

VOLVEMOS A SALIR AL CAMPO PARA REALIZAR EL NOCTUA

Esta vez, José Luis A. S. y yo, acompañamos a Pepe G.M. a realizar el censo de Aves Nocturnas (NOCTUA).


Como ya se ha comentado en post anteriores, el Programa NOCTUA se realiza a nivel estatal desde 1997 y permite conocer la evolución de distintas especies de aves nocturnas en época reproductora en España. Concretamente, recoge datos de rapaces nocturnas como: el autillo europeo (Otus scops), búho chico (Asio otus), búho real (Bubo bubo), cárabo común (Strix aluco), lechuza común (Tyto alba) o mochuelo europeo (Athene noctua), pero también de otras aves como: el chotacabras europeo (Caprimulgus europaeus), chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis) o alcaraván común (Burhinus oedicnemus). Además, se anota la presencia de grillos y grillotopos, que puedan servir de indicadores de la existencia de avifauna nocturna en los ecosistemas censados.

La principal peculiaridad que presenta este censo con respecto a otros realizados por los integrantes del grupo, es que los contactos con las aves no se realizan de manera visual, sino que son de tipo auditivo, por lo que hay que conocer el reclamo de las distintas aves nocturnas. Sin embargo, estos reclamos son pocos y fáciles de aprender, de tal forma que cualquier persona que tenga interés puede participar en este tipo de censos.

Los datos se deben de recoger en 5 puntos de observación dentro de una zona previamente designada y son una representación del ecosistema a estudiar.  Además, el censo comienza siempre 10 min después de la hora oficial del ocaso y se prolongará hasta un periodo máximo de 2 h. En cada estación de muestreo, se anotan todos los contactos que se escuchan durante un periodo de 10 min, junto con la hora a la que se ha producido el registro y la temperatura.

Fig.1. Comienzo del censo 10 min después del ocaso

Desde hace muchos años, Pepe G.M se encarga de realizar el NOCTUA en el Km 2 de la Calle de la Reina, la zona de Legamarejo, las inmediaciones de las 12 calles, la Finca “La Flamenca” y el Mar de Ontígola.

Fig.2. Pepe y José Luis en la parada 1 (Calle de la Reina junto a la verja del jardín).

Fig. 3. Parada 2. Imagen de Legamarejo.

Fig.4. Imagen de las inmediaciones de las 12 calles.

Fig. 5. Imagen de la zona de la Finca “La Flamenca”.

En ellas, Pepe ha detectado principalmente, que desde hace 3 años no se escucha la presencia de autillos. Sin embargo, no es un hecho aislado, ya que nuestro coordinador Juanju nos comentó recientemente que él también había observado últimamente una disminución de contactos de autillo en su cuadrícula.

Esto coincide con los datos recogidos por SEO/BirdLife, para años anteriores (periodo 2006-2013), donde se ha visto que el autillo en la región mediterránea sur, ha disminuido drásticamente a pesar de ligeras variaciones en su tendencia (Fig. 6).

Fig.6. Tendencia del autillo europeo (Otus scops) en la región
mediterránea sur en el periodo 2006-2013



Otro factor que también nos comentó Pepe y que dificulta el censo, es el aumento de ruido y la presencia de contaminación lumínica en algunas estaciones de su cuadrícula desde que el comenzó el censo por primera vez. Especialmente, es  muy importante el incremento de ruido derivado de la zona de la variante y la edificación del PAU de La Montaña, afectando a las poblaciones naturales de los alrededores de estas áreas.

De los 5 puntos muestreados este viernes con Pepe, sólo pudimos anotar la presencia de dos cárabos en la zona de Legamarejo. Sin embargo, el sólo haber registrado estos dos cárabos no tiene por qué ser un signo desconcertante, ya que éste es sólo uno de los tres censos que se realizan anualmente en cada cuadrícula asignada, por lo que puede que especies que no se escuchan ahora, sí que se puedan escuchar en otras épocas del año.

Desde mi punto de vista, una de las críticas que puedo sacar a este tipo de censo, es que justo se inicia 10 min después del ocaso y se prolonga como máximo 2 h más, momento en el que hay mucha afluencia de transporte por carretera y de gente en los núcleos urbanos. Quizás, si el censo se realizará más entrada la noche y cuando no hay tanto ruido, se facilitaría más el poder escuchar la presencia de muchas especies nocturnas.

Sin embargo, la cuestión no es sí el censo se realiza de manera adecuada o no, sino que se está viendo una realidad, que es que algunas especies de aves están en declive por distintos factores. Por eso, la labor de ciento de voluntarios como Pepe, es fundamental para saber que está pasando y si se deben de empezar tomar medidas por parte de las administraciones y otras partes interesadas, para conservar estas especies.

No olvidemos, que la presencia de este tipo de aves nocturnas es muy importante para el control natural de plagas, por lo que si desaparecen, su función como parte reguladora del ecosistema también desaparecerá.

Desde el grupo local, con este post hemos querido dar a conocer parte de la labor que realiza Pepe G.M. en nuestro municipio, pero también queremos incentivaros a colaborar en este tipo de actividades y que veías la importancia que tiene la obtención de este tipo de datos.