jueves, 17 de marzo de 2016

PROBLEMÁTICA DE LAS OCAS EN ARANJUEZ

Durante un tiempo Aranjuez lleva experimentando una pérdida de biodiversidad derivada de una mala política de conservación y nefastos planes hidrológicos.

Como consecuencia de ello, sus espacios naturales y la ribera del Tajo a su paso por Aranjuez sufren importantes problemas, ya que cada vez el caudal del río está más bajo y estancado, pero también porque existe una pérdida del bosque de ribera asociada a los malos desbroces realizados en la zona y a la muerte de la vegetación por la bajada del nivel freático.

Esta situación sumada a la intensificación del turismo en la zona, ha originado de forma secundaría un aumento de la población de ocas entre el Restaurante El Castillo y el Club de Piragüismo de Aranjuez, triplicando su población y provocando auténticos problemas medioambientales y sanitarios.

Ante estos sucesos, el grupo Local SEO birdLife Aranjuez, decidió elaborar la pasada semana un comunicado donde se expresa cual es la situación de este problema y se pide a las autoridades competentes que tomen medidas para paliar esta situación.

“La pérdida de la biodiversidad en el río Tajo a su paso por Aranjuez es evidente. En el tramo patrimonial y turístico del municipio ribereño se puede observar las consecuencias de las nefastas políticas hidrológicas y de conservación, destinadas únicamente a beneficiar intereses que poco tienen que ver con la preservación natural y el uso social sostenible de uno de los recursos territoriales más importantes a nivel municipal, regional y nacional. Como integrantes y participantes activos en las reivindicaciones de la Asamblea para la Defensa del río Tajo en Aranjuez, compartimos las exigencias de la ciudadanía en la defensa de su río apoyando, colaborando y organizando actividades que tengan como principal objetivo dar a conocer y respetar la riqueza de nuestro patrimonio natural” […]
[…] “Por eso, pedimos a las instituciones competentes, ya sea el Ayuntamiento de Aranjuez, la Comunidad de Madrid, Patrimonio Nacional o la Conferencia Hidrográfica del Tajo que sea consciente del problema y que actúe en consecuencia sin poner en peligro el bienestar y la vida de estos animales. Pedimos que se intervenga con la finalidad de ir reduciendo progresivamente la población de esta especie, y que se haga de una manera respetuosa y comprometida con la conservación de la Naturaleza y con la vida animal” […]
Aunque algunas personas puedan pensar que las ocas no causan ningún problema y son un atractivo turístico, la verdad es que son especies domésticas introducidas por el hombre, que no deberían estar en el medio natural. Concretamente, son aves gregarias que pueden suponer un peligro para las aves salvajes, ya son en general, más grandes y agresivas, y están acostumbradas a ser alimentadas por el ser humano, favoreciendo su  rápida proliferación frente a otra especies.

En la actualidad, no existen datos científicos en el municipio que corroboren que su proliferación y asentamiento en este tramo del río, este desplazando a las especies autóctonas. Sin embargo, habría que hacer un estudio y seguimiento de su población, para determinar realmente si ellas son las causantes de que algunas especies como: el ánade azulón, la focha, la gallineta... (que eran muy abundantes en este tramo del río hace algunas décadas y que ahora no lo son), estén desapareciendo o disminuyendo su número, porque se estén viendo amenazadas por el incremento del número de ejemplares de esta especie doméstica.


Foto 1: Pareja de Ánade azulón (autóctono)


Asimismo, también existen peleas entre ellas por el alimento, por lo que es necesario concienciar a la población de que no debe alimentar a estos animales. De esta manera no se favorecerá  la proliferación de su población y que no existan conflictos entre ellas y queden dañadas.

Además,  alimentar a estas aves con pan u otro tipo de chuches como palomitas, gusanitos...(ricos en carbohidratos), hace que principalmente los individuos jóvenes y en edad de crecimiento, crezcan demasiado rápido y desarrollen la enfermedad "ala de ángel", que es prácticamente irreversible e inhibe la capacidad de las aves para volar (las alas crecen anormalmente en una rotación hacia abajo y hacia afuera).



Foto 2: Ejemplar de oca con la enfermedad ala de ángel.


Debido a esta situación, el grupo local se pone a disposición de los organismos competentes para colaborar en llevar a cabo las medidas necesarias, y anima a todas aquellas personas que estén interesadas en la protección de la naturaleza que se unan a nuestra familia.

[…] “Para su consecución, ponemos a disposición de los organismos competentes nuestra colaboración, contribuyendo y trabajando juntos en el restablecimiento del hábitat, aunque consideramos que, a pesar de que se vaya reduciendo la población de ocas, la recuperación de la biodiversidad no tendrá efecto si no existe un bosque de ribera óptimo capaz de albergar a las especies tradicionales, por lo que las actuaciones deberán ir acompañadas de proyectos para reparar el daño cometido en la zona, y cuyo espacio degradado está beneficiando de forma notable a la proliferación de ocas” […] 
[…] “Cada día luchamos por un Aranjuez diferente, cuya riqueza territorial no se reduzca a lo meramente patrimonial. Los ciudadanos de Aranjuez se merecen espacios naturales capaces de salvaguardar una biodiversidad que sean la envidia de la región, y tenemos los recursos suficientes para llevar a cabo dichas acciones. Necesitamos que las administraciones públicas reaccionen y participen de las iniciativas destinadas a tener un Aranjuez mejor” […]


2 comentarios:

Jose Joaquin Navarro Bustos dijo...

Muy bien , gracias por divulgar. Saludos Joaquin.

Alberto V. dijo...

Un buen artículo. Esperemos que se tomen medidas, también por el bien de las ocas.

Un saludo